Samizdat

by

En la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por la Asamblea General en su resolución 217ª (III), del 10 de diciembre  de 1948, el artículo 19 establece:”…Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones además del difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión…”

Apenas, hemos recorrido solo 15 años del siglo XXI, pero es justo y necesario, tener presente que a todo lo largo del siglo pasado el autoritarismo se manifestó, en muchos rostros y variadas latitudes del globo terráqueo. La nómina de tales sátrapas y tiranos es larga y penosa, quienes afligieron, con su insania y malevolencia naciones modestas como también grandes. Para recordarles ,algunos allí presentes para siempre, en la historia negra de la civilización: Idi Amín(Uganda),Nicolae Ceaucescu(Rumania),Fidel Castro(Cuba),Francisco Franco(España),Josef Stalin(Unión Soviética),Mao Zedong(China),Augusto Pinochet(Chile).

Si existía, algún elemento en común dentro del perfil, de cada uno de esos lúgubres hombres de estado, se puede considerar como máxima estratagema, desaparecer o minimizar la prensa libre e independiente. Rafael Muñoz Saldaña, en su artículo “Abuso del Poder” (Revista MUY interesante, Año 22, Nro. 262), señala que la restricción de las libertades de asociaciones, expresión y opinión, era un aspecto indiscutible.

Se prohíbe  la divulgación de ideas plurales y disidentes. Se controla a la prensa con la violencia y el soborno, y se impide que los ciudadanos celebren reuniones por temor a las conjuras que pudiesen derrocar al régimen. En sus mentalidades habitualmente perturbadas hay redes de espías e informantes por doquiera ¡No existe una mejor definición de Delirio Paranoide!.

El Periodismo libre, no comprometido, irreverente, como también cuestionador, no es bien visto por el grupúsculo, pues les resulta incómoda, la existencia de hombres y mujeres, cuyo oficio de continuo, a título de investigación imparcial, desnuda hasta sus más íntimas desvergüenzas.

Es así, como de pronto les escribo sobre “Samizdat”* (la fuente más confiable, para conocer el lado negro de la vida en la Unión Soviética).Aunque la Constitución Soviética garantiza la libertad de palabra y prensa, los autores clandestinos y los distribuidores de sus obras, son perseguidos por la KGB (Policía Secreta del Estado) que allana domicilios, confisca máquinas de escribir y manuscritos, además de que todos los días, amenaza la libertad de los autores y distribuidores.

No obstante, solos o en grupos, escritores y editores hacen infinidad de copias a poemas, novelas, memorias y narraciones cortas; de noticias desde el extranjero; de llamamiento de disidentes; de minorías nacionales; de grupos religiosos y de otros igualmente perseguidos, hasta llegar a publicar la revista “Crónica de Actualidades” cuyo contenido, consiste en relatos imparciales de juicios políticos, noticias del mundo de las cárceles y de los campamentos de trabajo forzado de la Unión Soviética y revelaciones de los abusos cometidos por la KGB.

Por los manuscritos Samizdat, supimos de la innovación introducida por la KGB, de declarar locos a los disidentes e internarles en hospitales psiquiátricos. Nos enteramos de centenares de personas asesinadas por la milicia, de huelgas ocurridas en el “Paraíso Socialista”, de iglesias de culto  ortodoxo que han sido arrasadas por completo, en un país en donde se supone que existe la libertad de cultos. Hasta 5000 artículos de Samizdat en papel, cinta magnetofónica o película fotográfica, llegan a Occidente llevados por diversos  simpatizantes: diplomáticos, periodistas, simples turistas.

(* No tiene traducción literal en idioma ruso, solo una interpretación)

 …¡Mis honores y respeto al Periodismo libre y temerario en el planeta, jamás acomodaticio y pusilánime!…

Consulta: Revista MUY interesante, Año 22, Nro.262/Selecciones del Reader’s Digest Octubre 1978.

 

“Hay tres clases de ignorancia: no saber lo que debería saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debería saberse”

                         Françoise de la Rochefoucauld .Escritor Francés                          (1601-1680)

Fotografía: http://ow.ly/e9Ch304byWB

 

                                            José R Herrera Vásquez 

                                            E-mail: jherrer69@yahoo.es 

                                           Twitter: @jrhv343