Rescatando nuestras tradiciones culinarias: Bollitos de Chicharrón

by

Me apasiona la cocina y no soy chef, como me llaman todos en mi familia y mis amistades, quienes han tenido la oportunidad de probar y degustar mis platos y postres. Siempre les repito que “NO SOY CHEF” pero ellos me contestan “SI LO ERES PARA NOSOTROS Y PUNTO”. Bueno entonces, seré CHEF PUES. Pero si, en la cocina de mi casa, porque la única que cocina y manda SOY YO. Porque disfruto mucho deleitando a todos mis comensales.

He guardado en mis apuntes y en mi memoria, muchas recetas y técnicas entre los cursos de cocina que he realizado, las revistas culinarias y los programas de televisión de los que soy asidua televidente. He aprendido a través de los cocineros familiares y amigos cercanos a mí.  De mi mamá, saboreo sus ricas hallacas guayanesas que incluyen papa y huevo, tan esperadas por la familia en la temporada navideña, las cachapas y los bollitos de maíz tierno, los bollitos de chicharrón, el “pelao” guayanés, su espectacular asado negro con papelón. De mi papá, añoro su famoso dulce de lechosa con piña, el pernil navideño, el cual tenía todo un proceso para su elaboración y que dejaba horneando toda la noche a fuego bajo, la torta burrera, las conservas de coco, el dulce de leche cortada. De la señora Elvia, de quien también guardo muchos recuerdos, sus hallacas cocinadas en leña, su rico majarete, el dulce de toronja, el cristal de cerezas, el dulce de guayaba, con el que siempre me recalcaba que podía comérmelo con toda la confianza porque no tenía los invasores, que generalmente tienen cuando están maduras, y tantas otras cosas más.

Cuando pequeña disfrutaba mucho viendo a mi mamá en la cocina y a mi papá dándole según él, instrucciones de cómo preparar los platos tradicionales con los que toda la familia y amigos nos deleitábamos. Lo que no entendía él, es que mi mamá ya tenía una maestría cocinando. Algo con lo que han crecido todas las generaciones en nuestra familia.

Les iré presentando cada uno de estos platillos, que están llenos de tantas remembranzas y tradiciones familiares.

En esta oportunidad, les traigo los bollitos de chicharrón, preparados con masa de maíz pilado o “pilaocomo comúnmente lo llamamos, que una comadre me trajo de un pueblito llamado Soledad cercano a Cariaco. Tenía años que no me comía un bollito con este maíz que es tan suave al paladar. Me permitió rememorar mi niñez y todo el tiempo  transcurrido con mi familia. Donde era un ritual, el salcochar el maíz para luego molerlo y preparar las ricas hallacas y los bollitos de chicharrón. Y con el agua del maíz, el cual llamamos carato de maíz, lo endulzábamos con papelón y era una bebida muy refrescante. ¡Dios! Que años aquellos.

 

Bollitos de chicharrón

Ingredientes:

1 kg de harina de maíz

Agua en cantidad necesaria para la preparación y salcochado

½ kg de chicharrón fresco con carne

Sal al gusto

Hojas secas de maíz tierno

 

Procedimiento:

Preparar una masa suave con la harina de maíz y luego incorporar el chicharrón triturado. Hacer bolitas con esta masa y colocarlas en las hojas secas, previamente lavadas. Cerrarlas y atarlas con tiras de la misma hoja. Cuando el agua esté hirviendo se introducen los bollitos y se cocinan aproximadamente por 20 minutos.

Pueden servirse bien calientes en el desayuno, con mantequilla y queso blanco rallado.

Que los disfruten