MUCHOS ME PREGUNTAN SI ME GUSTA LA COMIDA PERUANA

by

¿Y cómo no va a gustarme? Si Perú se ha destacado internacionalmente por la calidad, originalidad y sabor de su comida y como venezolana, estoy muy agradecida porque gracias a la inmigración peruana que hubo en una época hacia nuestro país, hemos tenido la oportunidad de apreciarla en todo su esplendor. Y puedo decir con toda franqueza que es una de mis favoritas y me encanta por su variedad y gusto exquisito. La disfruto con gran fascinación. Aprendí a degustarla hace unos cuantos años en casa de unos amigos peruanos, y desde ese tiempo forman parte de mi familia. Son más de 25 años compartiendo con ellos sus delicateses. Me complacía enormemente ir a su casa a deleitarme con su papa a la huancaina, el ají de gallina, la causa rellena, el ceviche de camarones, el arroz verde, la carapulcra, el lomo saltado, locro de zapallo, olluquito con carne. De las bebidas, saboreaba su chicha morada sin alcohol o un pisco y de los postres no desaprovechaba oportunidad de comerme un arroz con leche.

Me pierdo en el tiempo recordando. Cómo añoro esos días, de corredera al mediodía para que nos rindiera el tiempo. Y luego regresaba a la oficina a vanagloriarme con mis compañeros de trabajo a decirles de lo que había disfrutado. Me llenaba de orgullo cuando me decían que yo tenía mucha suerte. Y es que el secreto de la buena comida estaba en la manera de preparar estas exquisiteces y además presentarlas con tanta dedicación y cariño, con el deseo de que apreciara su amplia gastronomía. Se sentían orgullosos de enseñarme cómo elaboraban los platos y mucho más al saber mi interés por ellos. En oportunidades los acompañé a un mercadito especializado a comprar insumos, como papa seca, rocotos, ají amarillo, cebolla morada, olluco, zapallo, camote, arvejitas, choclo morado,  entre otros.

Complaciendo mi gusto, acostumbramos a ir a algunos restaurantes en Caracas, especialistas en cocina peruana y mi amiga notando mi debilidad por su comida, orgullosamente me decía, de entrada pidamos un chupe de camarones y unos anticuchos o una mistura de ceviches, de principal, arroz chaufa o tallarines saltados y de cierre mazamorra morada o el suspiro limeño o el turrón de doña Pepa o un arroz Zambito. Entre otras tantas, que en este momento no llegan a mi memoria. Cada vez que íbamos yo deseaba comer de todo un poquito para no quedarme con las ganas de dejar de probar algo.

Es tanto así, que me gusta la gastronomía peruana, que adquirí un recetario para ampliar mis conocimientos en la preparación de sus platos y deleitarme culinariamente.

Perú, siempre ha sido uno de los países que quiero conocer, por mi familia adquirida, por su cultura y por su amplia gastronomía.  De sólo imaginarme comiendo sus especialidades en su propio terreno, no tiene precio para mí.

Cómo preparar papa a la huancaína (sabrosa receta peruana)

 

Imprimir receta

 

Papas cocidas cubiertas de una deliciosa salsa de queso y ají son una delicia que paladeamos con deleite.

Ingredientes

  • 300 gr. de queso fresco (de preferencia con poca sal)
  • ½ taza de leche evaporada
  • 3 ajíes amarillos
  • 1 cucharada de ajo molido
  • 1 paquete de galletas de soda
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • Sal al gusto (para rectificar el sabor)
  • 1 kg. de papas cocidas
  • 4 huevos cocidos
  • 250 gr. de aceitunas de botija
  • 1 lechuga

Preparación

  1. Quitar las pepas y las venas a los ajíes amarillos. Una vez limpios cocer los ajíes por uno o dos minutos en agua hirviendo y luego quitarles la piel. Reservar.
  2. Poner en la licuadora una parte del queso trozado en cubos pequeños, la leche, los ajíes sin piel, el ajo molido, el aceite y las galletas de soda. Licuar e ir añadiendo el resto del queso hasta formar una crema.
  3. Si le falta sal rectificar agregándolo al gusto. Si la crema está muy espesa agregar un poco más de leche y volver a licuar. Si la crema está aguada agregar más galletas y volver a licuar.

 

 Notas

Cómo se sirve la papa a la huancaína: El plato tradicional consta de la crema rociada sobre papas cocidas. Para ello partimos en rodajas las papas cocidas, las ponemos sobre un plato y las cubrimos con la salsa que acabamos de preparar. Acompañamos con mitades de huevo cocido, aceitunas y unas cuantas hojas de lechuga. No hay secretos para esta delicia.
Fotografía: http://ow.ly/xcF930iDVBt