Los Demonios

by

Según El Espiritismo, ni los ángeles ni los demonios son seres apartes; la creación de los seres inteligentes es una. Unidos a cuerpos materiales, pertenecen la humanidad que puebla la Tierra y otras esferas habitadas; separados del cuerpo, constituyen el mundo espiritual o el de los espíritus, que pueblan la inmensidad del espacio. Dios los creo; les dio por objetivo la perfección y la felicidad que es su consecuencia; quiso que la debiesen a su trabajo personal, a fin de que tuviesen el mérito de ella. Resulta de esto que existen espíritus en todos los grados de adelantamiento moral e intelectual, según estén en lo alto, en lo bajo, o en el medio de la escala. En consecuencia hay en todos los grados de saber y de ignorancia, de bondad y de maldad. En los lugares inferiores los hay que están aun profundamente inclinados al mal y que se complacen. Según la doctrina de la Iglesia, los demonios fueron creados buenos y se volvieron malos por la desobediencia; son los ángeles caídos; fueron colocados por Dios en lo alto de la escala y descendieron. Según El Espiritismo, son espíritus imperfectos, pero que se mejoraran; están aún en la base de la escala y subirán. Aquellos que por su indiferencia, su negligencia, su obstinación y su mala voluntad permanecen largo tiempo en los puestos inferiores, llevan consigo la pena y el hábito del mal, se les hace más difícil salir de él; pero llega un tiempo en que se cansan de esa existencia penosa y de los sufrimientos que son su consecuencia; entonces, es cuando, al comparar su situación con la de los buenos espíritus, comprenden que su interés está en el bien y procuran mejorarse, pero lo hacen por su propia voluntad y sin ser constreñidos a eso. Están sometidos a la Ley del Progreso por su aptitud para progresar, mas no prosperar a pesar de ello. Para eso Dios les suministra sin cesar los medios, pero son libres de aprovecharse de estos o no. Si el progreso fuese obligatorio, ellos no tendrían ningún mérito y Dios, Padre Eterno y misericordioso, quiere que todos tengan el de sus obras…AETHER

Fuente: Allan Kardec. El Cielo y El Infierno o La Justicia Divina según El Espiritismo. IDE. 1ra. Ed. agosto 1993. Brasil.

Fotografía: http://ow.ly/10kp9d