La Rectificadora Guarenas es mi sueño hecho realidad

by

Cuando Betty García se graduó de Economista su cuñado José Igor Ponte, le propuso irse a trabajar con él. En ese momento, ella tenía 5 vacaciones vencidas en el Instituto Agrario Nacional (IAN); hoy en día, Instituto Nacional de Tierras (INTI), y decidió tomarlas y probar con él, en la Rectificadora Artigas empresa de su propiedad.

Comenzó a organizar la compañía, tenía 86 empleados y la redujo a 33, siendo éstos, los que realmente sabían del trabajo. La organización comenzó a surgir; tanto así, que el dueño empezó a invertir, en la misma  y otras modalidades de negocio, duró allí nueve años, luego se fue a asesorar unas empresas, hasta que se presentó una oportunidad en San Juan de Los Morros, Estado Guárico,  en una Rectificadora que estaba prácticamente quebrada. Allí duró dos años y medio. La empresa por más sacrificios que se hizo no dio los dividendos que se esperaban.

Decidió irse a Guarenas porque en Caracas había mucha competencia. Una amiga le consiguió un local en esa localidad y puso en marcha a la Rectificadora Guarenas, desde 1999.

“Recuerdo que en mis primeros momentos un señor me dijo, primera vez que una mujer está al mando de una rectificadora. Entonces alegó, sí haces bien el trabajo de mi motor, yo me encargo de hacerte la publicidad en Guarenas”, comentó Betty García. En ese momento, nada más contaba con dos (2) trabajadores que se trajo de San Juan de los Morros, contrató personal en la zona y comenzó a trabajar. Todo salió bien y empezaron a venir los clientes. A la fecha, llevan 38.450 piezas rectificadas.

Empleados de la Rectificadora Guarenas

Se inscribió en la Cámara Nacional de Rectificación de Motores (CANAREMO), Llegó a ser Directora General del Estado Miranda, bajo el número 065.

En un Congreso que asistió en Barquisimeto, tuvo la dicha de conocer a   personas de una empresa trasnacional; quienes gentilmente le ofrecieron enviar especialistas para actualizar al personal que laboraba, en ese entonces, en la Rectificadora Guarenas, ya que estos efectuaban sus actividades de manera empírica; no tenían ningún estudio especializado. La empresa mandó ingenieros, para el adiestramiento, y ella comenzó a repartir volantes por las casas de repuestos, talleres, para que participaran en el, así se dio a conocer, ya que permitía a los interesados actualizar conocimientos  en relación a  armar los motores nuevos en cuanto a medidas, tipo de repuestos; calidad de los mismos, inclusive de lubricantes. Enviaron, a su vez,  gente de PDVSA.

Hoy en día, la Economista Betty García es conocida en casi la Gran Caracas y parte de Miranda, “viene gente del Guapo, Cúpira, Higuerote. En ocasiones a muchos clientes, le hacemos el motor el mismo día, por la distancia de sus localidades”, expresó.

La empresa ofrece el servicio de rectificación a todo tipo de vehículos y camiones, motos y máquinas que lo amerite de gasolina y gasoil.

“Las rectificadoras como negocio, por decirlo de alguna manera, se ubican detrás de los talleres mecánicos, ya que éstos se encargan de bajar el motor y nosotros los rectificamos, por eso es que las empresas como la que dirijo,  no son conocidas por lo general por el público” dijo la representante de Rectificadora Guarenas.

En las compañías de rectificación, se presenta una debilidad; no existe mano de obra especializada que aprenda en una institución determinada. El personal que labora, se forma en interior de éstas, es por ello que Betty García desea realizar alianzas estratégicas con instituciones que puedan efectuar un pensum de estudio para incorporar enseñanza en esta labor tan importante.

Como conocimiento, las rectificadas pueden hacerse hasta 0,40 (medida máxima), sabiendo que paulatinamente pueden ser; 0,20 y 0,30 y eso depende del tipo de motor o el daño (cámara, bloque, cigüeñal, otros.) ocasionando; sin embargo,  aun así, pueden encamisarse y rectificar otra vez. Los motores nuevos también pueden ser objeto de rectificación.

 

Betty 8

Betty 9

 

 

 

 

 

 

 

Betty 7

 

Betty 6

Betty 5

 

 

Betty 3

 

Betty 10

Betty 4

 

Como consejo – comentó Betty García – más allá de las operaciones habituales de rectificación de motores, se suele recomendar a los usuarios, que tomen medidas preventivas. Deben cambiar las piezas cuando les corresponda, según lo estipulado en los Manuales de vehículo;  para que éste dure más; y tenga una vida más prolongada  y así evitar daños mayores y sus consecuencias (costo económico y estructural). “Es importante, realizar los cambios de aceite cada 5.000 kilómetros; así mismo, el de la correa de los tiempos, ya que de no hacerlo debidamente, puede dañar las cámaras del motor”, así lo expresó Betty García.

Your Commment

Email (will not be published)