Entonces, ¿Qué es un Espíritu?

by

Siempre me sentiré expresamente agradecido, de mis caros amigos que me dispensan, su simpatía y confianza para intentar más difusión a las ideas espiritas. Ya no se me hace difícil imaginar, el proceder estoico de los pioneros de las ideas espiritistas, ante la brutal sorna cuando tenían que expresar su adhesión ante la casi totalidad de la humanidad, profana de la idea de “Espíritu” y de las implicaciones que se les atribuyen.

¡Cuánto valor tan ignorado, tan olvidado! Las hermanas Fox (Margaret, Kate, Leah), Eusapia Palladino, Eveline Leonora Piper, Florence Cook, Daniel Dungas Holmes, ¿Cómo olvidar, a Amalia Domingo Soler, escritora mediumnica o Francisco Cándido Xavier (Chico)?¿O al maestro fundador de mi propia escuela, Hno. Jesús Ma. Tortolero Ojeda, también valioso médium psicografo? A través de ellos y muchos más, vinieron los Espíritus a gritar,…. ¡Estamos aquí! …..

Bastante probable que sean ilustres desconocidos para hombres y mujeres del siglo XXI. Juzgo oportuno dejarles como tarea a los interesados, investiguen quienes fueron, porque este pequeño espacio, debe ser honrado por mi pluma y mis anhelos de informar.

Tantas veces he escuchado, obviamente de desconocedores, la expresión, ¡Eso de Espíritu no es otra cosa que “entelequia”! (Diccionario Pequeño Larousse Ilustrado 2006:-Ser o entidad ficticia-) y de inmediato, se advierte la actitud prusiana, que invita a cambiar el tema y procurar cordura en el tema ulterior.

Señala Allan Kardec (“¿Qué es el Espiritismo?”) que:… El Espiritismo es la ciencia que trata de la naturaleza, origen y destino de los Espíritus y de sus relaciones con el mundo corporal…Sea decir que en realidad existe “algo” que sobrevive a la muerte física, que se mantiene en íntima relación con nosotros, ¡Aunque no los podemos ver!

Más allá de creer o no en el Espíritu, siempre encuentro nobles amigos mucho más osados que me disparan, plenos de curiosidad, pero ¿para qué nos puede servir el estudio de el Espiritismo? El Espiritismo nos pone de relieve la existencia de todo un mundo espiritual, constituido por las almas de los hombres y mujeres que ya vivieron, fundamento inequívoco, prueba de la existencia del alma y su supervivencia a la desaparición del cuerpo físico.

Es necesario insistir en que el espacio del cual dispongo es pequeño y creo que así debe ser. He de sentirme satisfecho, con traer necesarias reflexiones que esperan por cada uno de nosotros, porque en realidad lo que ocupa nuestro pensamiento es indagar si me casare o no, si lograre obtener mi puesto en la empresa multi-nacional o si heredare las propiedades de mis abuelos que fallecieron en Las Islas Canarias.

Infinitas son las cuestiones que prosiguen, mas allá de creer o no en la existencia de un Espíritu, y que deberíamos abordar a mediano plazo. Entonces si existe un Espíritu, ¿Cómo hacer para tener comunicación con ellos? ¿Cómo tener “confiables” comunicaciones? ¿En realidad, todos quieren pedir una ayuda, un consuelo o una oración? ¿Realmente puede un espíritu turbar nuestra paz mental o la de nuestro entorno?

Cierto es, que no basta creer o no en los Espíritus, porque todas esas incógnitas permanecerán en espera de convincentes respuestas.

¿Con que objeto permite Dios la manifestación de los Espíritus? El fin providencial es el de convencer a los incrédulos de que todo no acaba para el hombre con la muerte. Buenos Espíritus vienen a instruirnos para nuestro mejoramiento y adelanto y no para revelarnos lo que aún no debemos saber o lo que debemos aprender mediante nuestro trabajo. AETHER.

(Fuente: Allan Kardec, ¿Qué es el Espiritismo? Quinta Edición. Editorial Kier. Buenos Aires. Octubre 1962.

José R. Herrera Vásquez  E-mail:jherrer69@yahoo.es

Fotografía: http://ow.ly/Zh5Vo