El acné un problema a cualquier edad

by

El acné es una enfermedad que afecta las glándulas sebáceas. Los pequeños hoyos en la piel se llaman poros y se conectan en estas glándulas por debajo de la piel. Las mismas producen una sustancia grasosa llamada sebo. Los poros se conectan a estas a través de un canal que se llama folículo y, dentro de estos, el sebo transporta las células de piel muerta a la superficie de la misma. Un vello delgado también crece por debajo de la piel y pasa a través del folículo para llegar a la superficie. Cuando se tapa uno de estos, se crea un grano o espinilla. La mayoría de ellos se encuentran en la cara, el cuello, la espalda, el pecho y en los hombros. El acné no es una amenaza grave para la salud, pero puede dejar cicatrices.

¿Cómo se desarrolla el acné?

A veces, el vello, el sebo y las células de la piel se juntan y crean un tapón en el poro. La bacteria que está presente en el tapón causa hinchazón. Cuando este comienza a deshacerse, se forma una espinilla.

Hay muchos tipos de granos. Los más comunes son:

  • Puntos blancos. Estos son granos que se quedan debajo de la superficie de la piel. Son las “espinillas atrapadas”. Los puntos blancos aparecen cuando un poro está completamente bloqueado, atrapando dentro el sebo (grasa), las bacterias y las células muertas de la piel. Los puntos blancos son normalmente la afección acnéica de ciclo de vida corto.
  • Puntos negros. Estos son granos que suben a la superficie de la piel y se ven negros. Se producen cuando un poro sólo está bloqueado parcialmente, permitiendo que una parte de la masa atrapada dentro del poro: el sebo, las bacterias y las células muertas de la piel, se filtre lentamente a la superficie. El color negro no se debe a la suciedad o la falta de higiene. Más bien, es propio pigmento de la piel, la melanina, que reacciona al oxígeno del aire de esa forma – oscureciendo. Un punto negro tiende a ser una estructura estable y a menudo puede pasar bastante tiempo hasta que desaparezca.
  • Pápulas. Estos pequeños bultos son de color rosado y pueden doler al tocarlos. Brotes: son granos o espinillas inflamados, rojos, tiernos y sin cabeza (punto blanco o amarillo en el medio). Nunca aprietes un brote que no tiene la cabeza. No le harás ningún bien a tu piel, es más, el grano puede ir a peor y dejar una cicatriz.
  • Pústulas. Estos granos son rojos por debajo y tienen pus por encima. Una pústula es una vesícula llena de pus y aparece como un círculo rojo con un centro blanco o amarillo. Antes de apretar una pústula para sacar el pus, asegúrate de hacerlo correctamente: desinfectar la zona y las manos.
  • Nódulos. Estos son granos grandes, dolorosos y sólidos que están dentro de la piel. A diferencia de las lesiones antes mencionadas, el acné nodular consiste en manchas de acné que son mucho más grandes, pueden ser muy dolorosas al tacto, y a veces duran meses. Los nódulos son protuberancias grandes y duras debajo de la superficie de la piel. A menudo al desaparecer dejan marcas o cicatrices del acné. El acné nodular no tratado puede volver a inflamarse una y otra vez. Por supuesto, no se debe explotar los nódulos de acné. Puede causar un trauma severo en la piel y la lesión a veces durara varios meses más de lo normal. Los dermatólogos son las personas facultadas para valorar la gravedad del acné y prescribir el tratamiento antiacné adecuado para bajar la hinchazón y prevenir la aparición de marcas y cicatrices del acné.
  • Estos son granos profundos, dolorosos y llenos de pus que pueden dejar cicatrices. Un acné quístico puede aparentar como el acné nodular, pero por dentro está lleno de pus. El quiste suele tener un diámetro de 5 mm o más y es una de las lesiones de acné más incomodas y dolorosas. Una vez más, cicatriz o marca en la piel son las consecuencias comunes del acné quístico. Apretar un quiste del acné para explotarlo puede causar una infección cutánea más profunda y más dolorosa que durará mucho más tiempo que si se hubiera dejado tranquilo. Acude a tu dermatólogo para que te aconseje la mejor forma de deshacerse del acné quístico.
  • Acné Rosácea: Este es similar al acné vulgar, tanto que esos dos tipos de acné a menudo son confundidos. La rosácea afecta a millones de personas, la mayoría de los cuales son mayores de 30 años. El acné rosácea aparece como una erupción de color rojo que normalmente se limita a las mejillas, nariz, frente y barbilla. El enrojecimiento a menudo es acompañado por hinchazón, espinillas y manchas en la piel. Los vasos sanguíneos también pueden volverse más visibles. Los puntos negros no forman parte de la rosácea. El acné rosácea es más frecuente en mujeres, pero cuando se da en los hombres suele ser más grave y complicado de tratar. Si la rosácea no es tratada, puede causar una inflamación y un crecimiento en exceso del tejido de la nariz, una condición llamada rinofima. El tratamiento es diferente para el acné rosácea y el acné vulgar, por eso es importante que consultes a un dermatólogo si sospechas que tienes el acné rosácea.

Formas severas de acné son poco frecuentes, pero causan grandes dificultades a las personas que las padecen.

 

  • Acné conglobata: Esta es la forma más severa del acné vulgar y es más común en los hombres. Se caracteriza por numerosas lesiones acnéicas grandes, a veces interconectadas, con múltiples puntos negros. El acné conglobata puede causar daños severos e irrevocables a la piel, incluidas cicatrices capaces de deformar la cara. Las lesiones del acné conglobata se encuentran en la cara, pecho, espalda, glúteos, brazos y muslos. La edad de inicio para este acné es por lo general entre 18 y 30 años, y la afección puede permanecer activa durante muchos años. Al igual que con todas las formas de acné, el conglobata es desconocida. Aunque esa forma del acné es a veces resistente al tratamiento, con el tiempo puede ser controlada si las medidas son adecuadas.
  • Acné fulminante: Se trata de una repentina aparición de acné conglobata que normalmente afecta a los hombres jóvenes. Los síntomas de esa forma severa son los mismos que en el acné noduloquístico, a menudo con unas ulceradas abiertas. Al igual que con el conglobata, las huellas del acné fulminante pueden acabar desfigurando la cara. Este tiene una única aparición, sin repeticiones posteriores, a menudo va acompañado por fiebre y dolor en las articulaciones.
  • Gram-negative folliculitis: Este padecimiento es una infección bacteriana caracterizada por pústulas y quistes, posiblemente ocurre como una complicación resultante de un tratamiento a largo plazo con antibióticos del acné vulgar. Es una enfermedad poco frecuente y no se sabe si es más común en hombres o en mujeres.
  • Pioderma facial (rosácea fulminans): Este tipo de acné facial grave afecta a las mujeres solamente, generalmente entre las edades de 20 a 40 años, y se caracteriza por grandes nódulos dolorosos, pústulas y llagas, que pueden dejar marcas de por vida al cicatrizar. Pioderma facial comienza de manera abrupta y puede ocurrir en la piel de una mujer que nunca ha tenido acné antes. Se limita a la cara y por lo general no dura más de un año, pero puede causar estragos en un tiempo muy corto.

¿Quién padece de acné?

El acné es la enfermedad de la piel más común. Las personas de todas las razas y de todas las edades pueden tener acné. Sin embargo, el acné es más común en los adolescentes y en los jóvenes. Se calcula que un 80 por ciento de todas las personas entre las edades de 11 y 30 años tienen brotes en algún momento. Aun así, algunas personas tienen acné hasta después de los 40 y los 50 años.

¿Cuál es la causa del acné?

No se conoce la causa exacta del acné. Los médicos creen que ciertos factores pueden causarlo, entre ellos:

  • El aumento hormonal durante la adolescencia (esto causa que las glándulas se tapen más a menudo)
  • Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo
  • Comenzar o dejar de tomar píldoras anticonceptivas
  • Los factores hereditarios (si sus padres tuvieron acné, usted también lo puede tener)
  • Ciertos medicamentos
  • El maquillaje grasoso.

¿Cuál es el tratamiento para el acné?

El acné es tratado por los dermatólogos, médicos especializados en atender los problemas de la piel. Con el tratamiento se intenta:

  • Sanar los granos o las espinillas
  • Evitar que se formen nuevas espinillas
  • Prevenir cicatrices
  • Ayudar a reducir la vergüenza que causa el acné.

La mejor manera de prevenir las cicatrices es comenzar un tratamiento a tiempo. Su médico le puede recomendar medicamentos con o sin receta médica. Algunos medicamentos contra el acné se aplican directamente a la piel. También existen pastillas que usted puede tomar. Su médico le podría recomendar más de un medicamento.

¿Cómo deben cuidar la piel las personas con acné?

He aquí algunas maneras de cuidar la piel si tiene acné:

  • Lávese la piel con delicadeza. Use un limpiador suave en la mañana, en la tarde y después de hacer ejercicios. Restregarse la piel no evita el acné y puede empeorar el problema.
  • Trate de no tocarse la piel. Apretar, pellizcar o escarbar las espinillas puede dejar cicatrices o manchas oscuras en la piel.
  • Aféitese con cuidado. Si usted se afeita, puede usar una rasuradora eléctrica o una cuchilla o navaja para ver cuál le funciona mejor. Si usa una cuchilla, asegúrese de que la hoja esté afilada. Lávese la cara con agua y jabón antes de ponerse la crema de afeitar; esto le ayudará a ablandar la barba. Aféitese con cuidado, y sólo cuando sea necesario.
  • Evite estar bajo el sol. Muchos medicamentos para el acné pueden causarle quemaduras de sol a algunas personas. Quedarse bajo el sol por mucho rato puede causar arrugas en la piel y aumentar el riesgo de cáncer de la misma.
  • Escoja su maquillaje con cuidado. Use sólo maquillaje sin grasa. Busque la palabra “no comedogénico” (noncomodogenic) en la etiqueta. Esto significa que el maquillaje no le tapará los poros. Sin embargo, algunas personas tienen acné aun cuando usan estos productos.
  • Lávese el cabello con regularidad. Si tiene el cabello grasoso, tal vez tenga que lavárselo todos los días.

¿Qué cosas pueden empeorar el acné?

Algunas cosas pueden empeorar el acné:

  • Cambios en los niveles hormonales de las niñas adolescentes y las mujeres adultas durante los dos o siete días antes de su periodo menstrual
  • Presión causada por el casco de bicicleta, la mochila o por la ropa apretada en el cuello
  • Contaminación y mucha humedad
  • Apretarse o pellizcarse las espinillas
  • Restregarse la piel demasiado duro.

 

Fuente y Fotografías: http://ow.ly/Zu1F0

http://ow.ly/Zu7ro